image1 image2 image3

HELLO I'M JOHN DOE|WELCOME TO MY PERSONAL BLOG|I LOVE TO DO CREATIVE THINGS|I'M PROFESSIONAL WEB DEVELOPER

10 cosas que quizás no sabías sobre los senos

Estaba navegando en la web como todo un niño bueno y me encontré, por casualidad de la vida, una lista de hechos completamente probados, incuestionables y en términos absolutos sobre ese par de protuberancias de carne que tantas alegrías nos dan a nosotros los hombres y a las mujeres también. Si, esos son los siempre amados y admirados pechos femeninos, y por eso les dejo esta lista ya que a lo mejor tanto que las aman y ni sabían de esto...


10. Existe una ONG que defiende la práctica del topless: Si, se llama GoTopless.org, y aunque parezca una página web de esas que recoges fotos de chamas con las lolas al aire y tal, no lo es, o bueno si pero no tanto pues. En fin, la cosa es que es una ONG dirigida por el líder sectario Rael, y se basa en un precepto con el que muy capaz todos los panas que lean esto van a estar de acuerdo: legalizar y permitir que las mujeres vayan en topless en cualquier lugar del mundo y con absoluta naturalidad. ¿Malo? Malo no es...


9. El pecho de la mujer es lo primero que ven los hombres: Unos dicen que los ojos, otros que los labios o las manos, algunos incluso mencionan el pelo o el tono de piel. En realidad... ¡Todo eso es una mentira! Un estudio realizado por investigadores de la Victoria University of Wellington, en Nueva Zelanda, concluye que el escote es el primer lugar al que miramos (y al que más tiempo miramos) cuando vemos a una mujer. Así que ya saben, ahí tienen la excusa perfecta para cuando la mujer en cuestión se sienta ofendida porque le mires primero sus boobies y después su cara, es más, mirar fijamente las tetas de una mujer puede mejorar la salud de un hombre y hasta alargarle la vida cuatro años más... ¿Que tal?



8. Los hombres también pueden amamantar: Esto les va a sonar un poco extraño pero los hombres, sólo en circunstancias excepcionalmente raras, pueden producir leche con sus glándulas mamarias y con ella amamantar a un bebé. La capacidad masculina de lactar, eso sí, suele venir producida por desajustes hormonales provocados, por ejemplo, por tratamientos específicos contra el cáncer pero de que se puede dar, se puede dar... ¡Pilas con eso!


7. Unos implantes de silicona podrían salvarte la vida: Aunque no lo crean, hay una mujer en Israel que tomó la mejor decisión de su vida cuando se sometió a una intervención de aumento de pecho allá por el 2004. Dos años después tuvo la mala suerte de estar cerca del lugar hacia el que los paramilitares libaneses de Hezbolla dirigieron un ataque con misiles. Parte de la metralla de uno de los artefactos salió despedida hacia la joven de 24 años y le alcanzó en pleno pecho. Casi de milagro, los dos implantes de silicona no sólo habían mejorado su atractivo sino que también habían conseguido detener aquellos letales trozos de metal a escasos centímetros de su corazón... Ahora que ya sabes, ¿que estás esperando pa' operarte los tuyos?


6. El seno izquierdo suele ser mayor que la derecha: Ojo, esto se rediere a pechos naturales, claro está... aunque cuidado si el cirujano se pela y también quedan así. En fin, la cosa es que algunos se han malacostumbrado a la supuesta simetría de los pechos operados o, peor aún, a la perfección casi absoluta impuesta por los retoques fotográficos en las galerías eróticas a lo largo y ancho de la red, y han perdido la perspectiva. Pero lo cierto y lo real es que los pechos rara vez son iguales, y la tendencia suele ser que el pecho izquierdo sea ligeramente más grande que el derecho. Los pezones tampoco se salvan de esta tendencia ya que suelen tener tamaños diferente o apuntar en distintas direcciones. Es decir, aunque lo parezcan... ¡No son perfectas!


5. El peso medio de un pecho es de 0,5 kilos: Hay un hecho tan conocido que he supuesto que no hacía falta ponerlo en esta lista, y ese hecho es que los pechos engordan y adelgazan. Pues bien, se dice que el peso medio de un seno es de medio kilogramo y que suele contribuir con un 4,5% al peso de la grasa ubicada en todo el cuerpo de la mujer en cuestión, significando además un 1% del peso total. No más que decir al respecto, ¿o si?


4. En China puedes sacarte un máster en sostenes: Ajá... Así como lo leíste, si vives en China y tienes dinero y tiempo libre, puedes cultivar tus conocimientos sobre un tema que a buen seguro no se te habría ocurrido jamás: los sostenes o brasieres. Y es que en la Universidad Politécnica de Hong Kong ofrece un máster en el estudio del sostén, en el que te enseñan a diseñar y confeccionar estas prendas íntimas para la mujer. Y bueno, quien quita y a los estudiantes hombres les dejan tocar algunas tetas, uno nunca sabe.


3. Los pechos más grandes de Europa están en Reino Unido: Quizá sea por la verdadera mezcla de culturas y étnias diversas en que se ha convertido el archipiélago británico, o quizá sea porque realmente las nativas de la Pérfida Albión tienen un mayor poderío mamario, así sin más. El caso es que la marca alemana de ropa interior Triumph llevó a cabo una pequeña investigación a lo largo y ancho del Viejo Continente que terminó concluyendo que, en efecto, son las británicas ya que la mitad de ella usa un tamaño de copa “D”. Le siguen de cerca Dinamarca y Países Bajos, y no tan de cerca Italia, que quedó última en la lista con las mujeres de pechos más pequeños... ¿En qué país de América estarán los pechos más grandes?


2. Las mujeres de tres pechos existen de verdad: Antes de que algún lumbreras salte y empiece a gritar como un energúmeno que lo de la foto es fake, les diré que sí, evidentemente es fake, y pertenece a una famosísima escena de la película Desafío Total, dirigida por Paul Verhoeven y protagonizada por Arnold Schwarzenegger y Michael Ironside en 1990. Una vez aclarado esto, deciros que existe una malformación denominada polimastia que produce exactamente eso: un pecho extra. El problema es que, una vez que la afectada se da cuenta de su problema en algún punto de la pubertad, la susodicha teta de más puede haber brotado en cualquier parte frontal de su cuerpo, no tiene por qué ser entre las otras dos lolas.


1. Las tetas son cada vez más grandes: Quizás estemos ante el hecho probado más esperanzador, por encima del fin de la recesión mundial o la eventual vacuna contra alguna pandemia imparable. Aquí estamos hablando de algo muy serio, y es que unos científicos ingleses han llevado a cabo un estudio sobre el tamaño del pecho en cada generación y han llegado a la conclusión de que las mujeres cada vez tienen el pecho más grande. No se sabe muy bien la razón por la que ocurre esto tan maravilloso y bello, pero es muy probable que tenga algo que ver con el estilo de vida actual, las dietas que seguimos o el escaso ejercicio físico que practicamos. O quizás Nuestro Señor realmente existe, nos ama y nos está haciendo un magnífico regalo... ¡Amén!

Fuente y fotos | Orgasmatrix

Share this: